Where We Are

Solo en Inglès


Georgia O'Keeffe (1887–1986), Music, Pink and Blue No. 2, 1918. Oil on canvas, 35 x 29 15/16 in. (88.9 x 76 cm). Whitney Museum of American Art, New York; gift of Emily Fisher Landau in honor of Tom Armstrong 91.90. © The Georgia O'Keeffe Foundation/Artists Rights Society (ARS), New York


Wanda Corn: Cuando estas pinturas fueron exhibidas por primera vez, los críticos solían descubrir formas femeninas en ellas. Veían alusiones al útero o a los órganos reproductivos femeninos. Veían colores femeninos, como rosas, azules y lavandas. Y se interpretaron como pinturas que solo podían estar realizadas por una inteligencia femenina.

Esta fue una manera común de hablar acerca de las pinturas tempranas de O'Keeffe. Y fue causada por su esposo Alfred Stieglitz, que gustaba de leer en las pinturas de O'Keeffe una expresión del eterno femenino.

O'Keeffe misma sintió que ese era más un comentario sobre la crítica que sobre lo que ella había pretendido. Con frecuencia decía que su pintura era acerca de formas naturales, pero que no estaban ligadas exclusivamente al cuerpo femenino. Y ella hubiera preferido que el observador viera en una obra como esta una especie de deslizamiento de la forma que no se puede vincular a ninguna cosa en particular, bien sea una flor o un cuerpo femenino o un paisaje, sino que guarda alusiones poéticas con todos los anteriores.