Frances Stark: Soy Frances Stark.

Al acercarse a esta obra, se descubre, sobre todo, CENSURA AHORA. Es la frase más molesta e incómoda que puede imaginar un artista, una persona creativa, o cualquiera que visite un museo.

Narrator: En una pintura, Stark incluyó subrayados rojos y estrellas azules destacadas. Remiten a la bandera estadounidense y a la historia de violencia y opresión que, en ocasiones, se ha llevado a cabo bajo esta bandera.

Frances Stark: En este pasaje, hay dos elementos particularmente desgarradores, uno es la historia del estado profundo del gobierno del país; el otro es la cuestión de la pertinencia y agencia del artista.

Los artistas tienen que enfrentar una realidad muy difícil y esa es su complicidad con los mecanismos del poder.

Al llegar al final del capítulo se expresa con claridad: "El Estado no puede ser el censor. El Estado debe ser censurado". Esto coloca al artista en la posición de un agresor del Estado. No sabemos cómo es eso, pero sabemos que cualquiera que lo intente terminará muerto. Lo que intento decir en respuesta es, ¿de qué manera podré lograr eso? ¿Cómo puedo silenciar a CNN, MSNBC o Fox News? ¿Cómo puedo lograrlo desde mi calidad de artista sola?

El arte, especialmente la pintura, funciona como instrumento económico. Esa es la manera en que el arte se valúa. Pensé que la mejor plataforma que podía ofrecerle a un héroe alternativo y marginal del mundo de la música era colocarlo en un lienzo gigante estirado. En cierta forma imaginé que podía ofrecerle un lienzo de $9,000 como plataforma para llevarlo como artista estadounidense a la Bienal del Whitney.

Painting of the book Censorship Now

Frances Stark (b. 1967), Ian F. Svenonius’s “Censorship Now” for the 2017 Whitney Biennial, Spread 3 of 8 (pp.16-17) (the state, like a rampaging mob boss), 2017. Gesso, ink, oil and acrylic on canvas, 79 × 104 in. (188 × 264.2 cm). Collection of the artist; courtesy Gavin Brown’s enterprise, New York. Photograph by Bill Orcutt