Error

Lost connection. Try moving to a different area to reconnect.

Reload

Tours

No more tours today.

Meet the Director

About the Whitney

As the preeminent institution devoted to the art of the United States, the Whitney Museum of American Art presents the full range of twentieth-century and contemporary American art, with a special focus on works by living artists. The Whitney is dedicated to collecting, preserving, interpreting, and exhibiting American art, and its collection—arguably the finest holdings of twentieth-century American art in the world—is the Museum's key resource. The Museum's flagship exhibition, the Biennial, is the country's leading survey of the most recent developments in American art.

Innovation has been a hallmark of the Whitney since its beginnings. It was the first museum dedicated to the work of living American artists and the first New York museum to present a major exhibition of a video artist (Nam June Paik, in 1982). Such important figures as Jasper Johns, Jay DeFeo, Glenn Ligon, Cindy Sherman, and Paul Thek were given their first comprehensive museum surveys at the Whitney. The Museum has consistently purchased works within the year they were created, often well before the artists who created them became broadly recognized.

Designed by architect Renzo Piano and situated between the High Line and the Hudson River, the Whitney's current building vastly increases the Museum’s exhibition and programming space, providing the most expansive view ever of its unsurpassed collection of modern and contemporary American art.

2019 Biennial
Floor 5

Solo en Inglès

"Este es un panorama de la creación artística contemporánea en los Estados Unidos hoy en día." —Jane Panetta, Whitney Biennial co-curador

Escucha a los artistas y curadores sobre trabajos en la exhibición.

Pat Phillips

0:00

Pat Phillips: Mi nombre es Pat Phillips. Y soy pintor. Vivo y trabajo en Pineville, Luisiana. 

Narrator: Phillips pintó este mural en unos días, poco antes de la inauguración de la Bienal. En él, trabajó con algunas de las mismas ideas presentes en los dos grandes lienzos expuestos en las inmediaciones.

Pat Phillips: La obra trata sobre el sistema penitenciario de Luisiana, juega con la idea de la inclusión, un concepto exclusivo donde yo crecí, y el vecindario suburbano en el que vivía. 

Mi padre fue militar durante treinta años y, luego, tras jubilarse, terminó trabajando como vicegobernador en la prisión.

Narrator: Los prisioneros se presentan como manos y brazos incorpóreos. En uno de los lienzos, luchan con una serpiente inspirada en la bandera de Gadsden. El símbolo fue diseñado durante la Guerra de Independencia y lleva inscritas las palabras "DON'T TREAD ON ME" (No me pisotees) bajo la imagen de una serpiente de cascabel; desde entonces, el grupo político conservador, el Tea Party, se ha reapropiado del símbolo. 

Pat Phillips: Recuerdo que, de niño, recibíamos un montón de cosas hechas por los prisioneros, que no sólo trabajaban dentro de la comunidad—ya fuera en obras viales u otras actividades para ayudar a ahorrar el dinero de los contribuyentes—también podías ir a la maderería o lugares similares y ver cómo las empresas subcontrataban prisioneros como mano de obra. En lo personal, siempre recibía un cinturón de serpiente hecho por los prisioneros. 

Así que la idea en esta pintura del prisionero luchando con la serpiente es la lucha contra esta idea de que, básicamente, los prisioneros son la mano de obra de la comunidad.

Usando humor o estos objetos y símbolos que son un poquito más aniñados, creo que para mí, porque sigo siendo un hombre negro en Estados Unidos y sigo teniendo que preocuparme por las estadísticas y ese tipo de cosas en las que se me podría incluir, estoy tratando de reconocer que soy un tanto ingenuo con respecto a algunos estos temas también y estoy tratando de trabajar ese proceso, conceptual y estéticamente, con la pintura.

A painting of abstracted arms and hands wearing striped clothing.

Pat Phillips: Mi nombre es Pat Phillips. Y soy pintor. Vivo y trabajo en Pineville, Luisiana. 

Narrator: Phillips pintó este mural en unos días, poco antes de la inauguración de la Bienal. En él, trabajó con algunas de las mismas ideas presentes en los dos grandes lienzos expuestos en las inmediaciones.

Pat Phillips: La obra trata sobre el sistema penitenciario de Luisiana, juega con la idea de la inclusión, un concepto exclusivo donde yo crecí, y el vecindario suburbano en el que vivía. 

Mi padre fue militar durante treinta años y, luego, tras jubilarse, terminó trabajando como vicegobernador en la prisión.

Narrator: Los prisioneros se presentan como manos y brazos incorpóreos. En uno de los lienzos, luchan con una serpiente inspirada en la bandera de Gadsden. El símbolo fue diseñado durante la Guerra de Independencia y lleva inscritas las palabras "DON'T TREAD ON ME" (No me pisotees) bajo la imagen de una serpiente de cascabel; desde entonces, el grupo político conservador, el Tea Party, se ha reapropiado del símbolo. 

Pat Phillips: Recuerdo que, de niño, recibíamos un montón de cosas hechas por los prisioneros, que no sólo trabajaban dentro de la comunidad—ya fuera en obras viales u otras actividades para ayudar a ahorrar el dinero de los contribuyentes—también podías ir a la maderería o lugares similares y ver cómo las empresas subcontrataban prisioneros como mano de obra. En lo personal, siempre recibía un cinturón de serpiente hecho por los prisioneros. 

Así que la idea en esta pintura del prisionero luchando con la serpiente es la lucha contra esta idea de que, básicamente, los prisioneros son la mano de obra de la comunidad.

Usando humor o estos objetos y símbolos que son un poquito más aniñados, creo que para mí, porque sigo siendo un hombre negro en Estados Unidos y sigo teniendo que preocuparme por las estadísticas y ese tipo de cosas en las que se me podría incluir, estoy tratando de reconocer que soy un tanto ingenuo con respecto a algunos estos temas también y estoy tratando de trabajar ese proceso, conceptual y estéticamente, con la pintura.


Pat Phillips, Mandingo / DON'T TREAD ON ME, 2018. Acrylic, oil pastel, airbrush, and aerosol paint on canvas, 52 × 60 in. (132.1 × 152.4 cm). Image courtesy of the artist