Dana Schutz


Dana Schutz: Pinté el cuadro «Cajón abierto» en agosto de 2016, tras un verano largo y violento marcado por tiroteos en masa, concentraciones con discursos llenos de odio y un número cada vez mayor de muertes de hombres negros a manos de la policía, como atestiguan las grabaciones que se hicieron con las cámaras de teléfonos.

En ese momento, se había renovado el interés por el brutal asesinato y mutilación de Emmett Till y por la decisión de su madre de dejar su cajón abierto «para que todo el mundo vea» lo que ella había visto. La fotografía de Till, como una herida infectada, parecía ser análoga a los trágicos episodios del verano. Lo que había estado oculto estaba ahora a plena vista.

No sabía si podría pintar esta obra, ética o emocionalmente. Es fácil para los artistas autocensurarse, convencerse de no hacer algo, incluso antes de intentarlo. Yo no sé lo que es ser negro en los Estados Unidos. Pero sí sé lo que es ser madre. Emmett era el único hijo de Mamie Till Bradley. Pensé en la posibilidad de pintar aquello solo tras oír las entrevistas que le hicieron a la madre. En su tristeza y en su furia, quería que la muerte de su hijo no solo fuera dolorosa para ella sino para todo el país.

Esta pintura nunca ha estado a la venta, ni nunca lo estará.

Dana Schutz, Open Casket, 2016. Oil on canvas, 39 × 53 in. (99 × 134.6 cm). Collection of the artist. Photograph Bill Orcutt