Ulrike Müller


Ulrike Müller: Hola, soy Ulrike Müller.

Narrator: La instalación de Müller abarca la galería principal y se extiende por el pasillo hasta llegar a la terraza en el exterior.

Ulrike Müller: El contexto es muy importante y siempre lo considero en mi obra. La diferencia entre ver la obra en un espacio interior, donde la climatización está controlada y la iluminación es artificial, y en uno exterior, donde el tiempo y el clima cambian y cambian las estaciones a lo largo de la duración de la exposición, crea una alteración en la percepción que en verdad me interesa.

Narrator: En este espacio, Müller instaló obras que usan técnicas y materiales muy diversos.

Ulrike Müller: En realidad, las obras surgen del dibujo que luego, en mi estudio, convierto en plantillas y traduzco las formas a diferentes tipos de materiales. Entre esos materiales, bien pueden ser el esmalte y acero horneados. Otro, la lana tejida que puede ocupar un lugar de una pintura en una pared, tanto como el de una alfombra en el suelo, como sucedería en un entorno doméstico. Además, hay obras en papel y obras más tradicionales, como las pinturas al óleo sobre lienzo.

Las pinturas con esmalte que llevo realizando desde 2010 son en esmalte vidriado que se funde con el acero en un horno. Siempre he considerado estas obras en relación con el cuerpo. Son muy relacionales, en parte por la calidad de su superficie, de modo que, puesto que implican un juego con el reflejo y la simetría, y también, por sus relaciones compositivas internas, siempre reflejan también a la persona o al observador que las mira.

Ulrike Müller (b. 1971), Rug (gato chico), 2015. Wool, handwoven in the workshop of Josefina and Jerónimo Hernández Ruiz, Teotitlán del Valle, Oaxaca, Mexico, 64 ½ × 48 ½ in. (163.8 × 123.2 cm). Collection of the artist; courtesy the artist and Callicoon Fine Arts, New York