Jessi Reaves


Jessi Reaves: Soy Jessi Reaves.

Al mudarme a Nueva York, me interesé, hasta cierto punto, en la tapicería. Toda mi vida cosí; la tapicería se manifestó de pronto como la aplicación práctica de aquella actividad. De allí surgió esta obra en lo material. Además, estar rodeada de personas que se consideraban diseñadoras, me llevó a reflexionar acerca de lo que apreciaban y lo que pensaban que era experimental, nuevo o emocionante. Siempre, siempre, me decepcionó esa actitud. Pensé que había mucho más que añadir al diálogo, no sólo repetir. Repetir, por ejemplo, lo básico, o hacer una nueva versión de una silla de mediados de siglo. La sola idea de hacer algo icónico jamás me interesó. Prefería hacer algo que tuviera cualidades estrafalarias, que fuera único. ¿De qué manera se cambia así la idea de funcionalidad?

Esta pieza, en realidad, se ideó para el Museo, pensando en la naturaleza del mobiliario que se encuentra en este Museo. Lo había visitado y había visto todo el mobiliario: es de color gris y está diseñado para que desaparezca. Sólo quise hacer algo que no fuera neutral, que tuviera identidad y energía propias, pero que también pudiera funcionar en el Museo como una pieza para sentarse y ver otras obras de arte.

sculptural chair

Jessi Reaves. Bucket Chair with Covers, 2017. Couch: steel, paint, polyurethane upholstery foam, chenille, velvet, wood and hardware  and Chair: Wood, metal frame, sawdust, wood glue, foam, ink on polyurethane foam painted by Sophie Stone, coated woven sisal, leather, silk, polyester and thread. Collection of the Artist; courtesy Bridget Donahue, NY